¿Es tu producto un Pain Killer o una vitamina?

Para ponernos un poco en situación, os derivo hacia un par de artículos que leí sobre Pain killers y Vitamins (este y este)  en los que explican la diferencia entre estos dos términos. Un producto es painkiller cuando es capaz de resolver un problema de manera que si eliminamos esa funcionalidad, el producto deja de tener sentido o no aporta valor. Es un must-have. Un producto o funcionalidad es una vitamina cuando dicha característica está bien tenerla pero tampoco es imprescindible. Es lo que llamaríamos un nice-to-have.

En teoría estos dos conceptos son fáciles de entender pero es importante darle una vuelta a nuestros productos y sus funcionalidades porque, si ninguna de ellas es un Pain Killer, significa que tarde o temprano, el usuario podría prescindir de tu producto sin esfuerzo.

El caso de Tramicar

Todo esto viene porque hace unos días tuve que cambiar la titularidad de mi coche y podría haber acudido a una gestoría tradicional pero antes, quise ver qué había ya a día de hoy por internet, que me permitiese hacer este trámite de una manera más sencilla, rápida y sobre todo, ágil. Así fue como me encontré con Tramicar.

Creo Tramicar es un producto tipo vitamina en toda regla o al menos, esa es la sensación que he tenido como usuario. El cambio de titularidad que intenté realizar con ellos fue así:

  1. Accedí a la web y fui a la sección de «transferir vehículo online» (atención a lo de online porque para mí era el punto fuerte del servicio y luego resultó no ser así).
  2. Rellené los datos de mi coche. El modelo de mi coche no estaba en su base de datos, tuve que escribir un correo para que lo añadieran. No lo hicieron pero me dijeron que pusiera el más parecido y que luego lo cambiarían. Me hicieron a mano el presupuesto en la web de Hacienda, y por cierto, los datos que me dieron, resultaron no ser correctos).
  3. Me realizan el presupuesto desglosado donde se pueden ver los honorarios (60,50€, lo mismo que cobra una gestoría) y las tasas que serían las mismas lo hagas donde lo hagas porque no depende de ellos sino de Tráfico, Hacienda y demás.
  4. Tengo que pagar por adelantado los 60,50€ de los honorarios y tengo que seleccionar a qué gestoría quiero llevar los papeles. (aquí ya me siento defraudada, pensaba que no tendría que moverme pero bueno, si solo es llevar los papeles…)
  5. Me desplazo a la gestoría con la documentación que me han indicado. Y en la gestoría me dicen que necesito otro papel del que no se me había avisado: el empadronamiento.
  6. Después de un rato en la gestoría, me preguntan si el coche se ha terminado de pagar. Les informo de que no y me comunican que mi trámite no se puede realizar porque el coche (que es de un familiar) aún tiene algunas cuotas sin pagar (mea culpa, posiblemente debería haberlo sabido).
  7. Escribo a Tramicar y les digo que me devuelvan el dinero, pues el trámite no puede realizarse. Me dicen que sin problema y al día siguiente, recibo un correo con la factura de devolución en la que me dan solo el 50%.
  8. Tengo que volver a escribir e incluso reclamar por teléfono, pues no me han hecho ninguna gestión y quieren quitarme el 50% de lo pagado. Consigo a regañadientes que me devuelva en 100%.
  9. Pasa una semana y no he recibido la devolución, tengo que volver a llamar y es que resulta que no les he dado la cuenta bancaria (pero oye, ellos no me avisan). Yo pagué con tarjeta, pero ellos devuelven con transferencia.

¿He conseguido algún beneficio?

Total que después de esta experiencia me quedo con la sensación de que si hubiera llamado a una gestoría por teléfono, me hubieran dicho desde el primer momento que mi trámite no podía realizarse y yo hubiera perdido 5 mins de una llamada. Aquí tengo el mismo resultado pero con 21 emails (entre ambas partes), una llamada, una visita a la gestoría y un desembolso inicial que he tardado alrededor de 10 días en recuperar.

Si hubiera salido el bien, igualmente habría tenido que desplazarme dos veces a la gestoría, pues no me informaron de uno de los papeles, también tendría que haber pagado por adelantado y también habría tenido el problema de que mi coche no aparecía en el listado.

En defininitva… me quedo con la sensación de que hubiera salido bien o mal, este servicio no me aportaba nada. Una interesante opción hubiera sido por ejemplo, evitarme el desplazamiento a la gestoría. Si el precio es el mismo que el de una gestoría y no aportan nada de valor, ¿por qué hacerlo online? Gratamente hubiera pagado 5-10€ por que me recogieran los papeles y «olvidarme» que era lo único que yo buscaba.

María Leal

Con más de 8 años de experiencia en SEO, he decidido dar un paso en mi carrera hacia el product management. Esta web es el lugar donde compartiré mis experiencias sobre libros, productos y artículos interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest