Método MoSCoW para priorizar tareas

En esta ocasión me gustaría ofreceros un poco de teoría para que hablamos sobre cómo priorizar tareas. Seguramente te has encontrado en la tesitura de tener por delante un montón de tareas y tener que comenzar a trabajar sin saber muy bien por donde empezar porque así, mirándolas una a una, todas te parecen importantes.

El método MoSCoW es una técnica que te ayudará a priorizar tareas basándose en el VALOR que aportan estas tareas al producto sobre el que estás trabajando. La técnica MoSCoW define 4 estados que corresponden con cada una de las letras mayúsculas del nombre siendo:

M – MUST
o
S – SHOULD
C – COULD
o
W – WON’T

Es mucho más fácil trabajar de forma eficiente si lo hacemos apoyándonos en un sistema de priorización como puedes ser, este. Ya de base, solo con ver las palabras que forman cada una de las letras puedes hacerte una idea de por donde van los tiros. Recuerda que este sistema se basa en el valor que ofrece cada tarea al sistema. Por tanto:

  • Must: “Tiene que estar”. como bien indica la palabra, el requisito del que hablamos es obligatorio siendo necesaria su realización para que el producto se considere un éxito cuando esté terminado. Si este requisito no es implementa, el producto será un fracaso. Sí o sí, debe realizarse.
  • Should: “Debería estar”. Estos requisitos son muy importantes para el producto y deberían estar en la versión final del mismo. Estos requisitos pueden ser prescindibles en casos extremos, bajo causas muy bien justificadas.
  • Could: “Podría estar”. Son requisitos no obligatorios, que nos gustaría que estuviesen pero que son fáciles de eliminar en caso de que no haya recursos para realizarlos.
  • Won’t: «No estarán». Requisitos descartados a priori pero que podrían ser implementados en el futuro si los reclasificásemos en alguna de las categorías anteriores.

Beneficios de la técnica MoSCoW para priorizar

Además de lo obvio, que te permite la priorización de forma sencilla, este sistema basado en el valor que los requisitos aportan al producto te permite ir realizando las tareas de modo que si en algún momento te quedas sin recursos para seguir trabajando, te aseguras que lo más importante siempre está hecho.

Dado que cuando trabajamos en entorno ágiles lo hacemos de manera iterativa, las prioridades de los requisitos pueden cambiar en función a cómo se va avanzando en el proyecto. Este sistema te permite reorganizar las tareas siendo fácil el traspaso de las tareas de una a otra etapa.

María Leal

Con más de 8 años de experiencia en SEO, he decidido dar un paso en mi carrera hacia el product management. Esta web es el lugar donde compartiré mis experiencias sobre libros, productos y artículos interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest