Qué es la deuda técnica

El término «deuda técnica» es una metáfora que hace referencia a las palabras de Ward Cunningham, cuando explicó que algunos problemas en el código son similares a las deudas financieras, está bien que pidamos prestado, siempre y cuando paguemos luego.

Creamos deuda técnica cuando al desarrollar decidimos crear el código con errores, malas prácticas o con una alta probabilidad de generar bugs en lugar de escribir el código correctamente. Las razones para tomar esta decisión pueden ser varias, no obstante una muy común es la de agilizar el lanzamiento del producto o funcionalidad que estamos realizando. Generar deuda técnica no tiene por qué ser algo malo ya que como bien hemos explicado, puede ofrecernos la posibilidad de hacer un lanzamiento más rápido, no obstante, debemos tener en cuenta que es algo que acabará pasándonos factura y que habrá que solucionar tarde o temprano. Por lo tanto…

La deuda técnica es el precio a pagar generar errores de código

Consecuencias de la deuda técnica

Generar un poco de deuda técnica, como ya hemos explicado, no tiene por qué ser algo malo. Ayuda a acelerar el desarrollo a corto plazo y por tanto, si la pagamos pronto, puede ayudarnos mucho. No obstante, si la deuda acaba convirtiéndose en algo a largo plazo, los intereses serán cada vez mayores y se convertirá en un problema. La acumulación de deuda técnica se convierte con el paso de los años en un freno que no te permite avanzar.

María Leal

Con más de 8 años de experiencia en SEO, he decidido dar un paso en mi carrera hacia el product management. Esta web es el lugar donde compartiré mis experiencias sobre libros, productos y artículos interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest