Yo soy una #ChangeMaker

Ayer por la tarde asistí a la charla de The Hero Camp, Change Makers en la que se hablaba un poco de las prácticas y habilidades del futuro del trabajo. Durante la charla, se dijeron muchas cosas interesantes pero una de las que más me caló a mí personalmente fue algo que dijo Carmen Bustos sobre la motivación. Comentaba que cerca del 90% de los trabajadores en España están desmotivados y que eso era culpa de las empresas, sí, pero que también era un poco nuestra culpa.

No sé los números exactos pero os puedo asegurar que ese 90% no me extraña en absoluto. Cuando hablo con amigos, la tendencia general es precisamente esa, una desmotivación enorme y que a veces llevan arrastrando durante muchísimo tiempo. En mi caso, llevo desmotivada más de dos años sin encontrar exactamente lo que quiero, cambiando de un trabajo a otro y decepcionándome una y otra vez. Coincide además con que estoy en una fase de cambio profesional en la que me gustaría pasar del mundo del SEO al mundo del Product Management y estos últimos 6 meses han sido más desmotivadores que nunca.

En la charla no se hablaba de este caso en particular que os voy a contar, pero algunos de los comentarios me hicieron pensar en él. En ella se hablaba de los cambios que deben hacerse en las organizaciones para realizar cambios en la forma de trabajar, de gestionar proyectos y liderar equipos. Lo que he visto es que las empresas quieren cambiar, quieren arriesgarse, pero a la hora de la verdad, no se atreven a hacerlo.

Qué me desmotiva a mí

Prácticamente en el 70% de las entrevistas que he realizado para producto he recibido un feedback muy bueno y he llegado a la última fase del proceso para luego decirme, que han elegido a otra persona con más experiencia. Tienen delante a una persona con unas cualidades que admiran, con un conocimiento muy amplio del mundo digital pero con solo 6 meses de experiencia en un departamento de producto y al final, les da miedo arriesgarse y optan por el camino que yo considero más sencillo, que es basarse en los años de experiencia. Creo que precisamente las empresas son las que tienen más fácil arriesgarse en estos casos pues despedir a alguien recién contratado a la que en el 100% de los casos les hacen firmar un periodo de prueba de 6 meses, no les cuesta dinero. Es cierto que pierden un par de meses en los que depositan la confianza pero el resultado puede ser mucho mejor de lo esperado si solo contratasen a alguien por su experiencia. Desde mi punto de vista la actitud, las habilidades y la mentalidad es lo más importante, es lo que marca la diferencia. Es lo que hace que un trabajo pase de ser bueno a extraordinario.

Yo me atrevo con el cambio

Si las cosas no cambian, tienes que hacer que cambien, así que al final, cansada de llevar a cuestas esa desmotivación que además se iba haciendo mayor conforme iba acudiendo a las entrevistas de producto, decidí que hacía falta un cambio y dejé mi trabajo sin tener otro para comenzar mi propia andadura y convertirme en ChangeMaker. Actualmente tengo un par de proyectos que me gustaría lanzar y estoy ya enfrascada en las primeras fases de cada uno de ellos. Creo que es una opción arriesgada pero por otra parte creo que los resultados pueden ser muy buenos y en el caso de que no sea así, siempre puedo volver a lo de antes.

 

 

María Leal

Con más de 8 años de experiencia en SEO, he decidido dar un paso en mi carrera hacia el product management. Esta web es el lugar donde compartiré mis experiencias sobre libros, productos y artículos interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest